PUPI, REY DE LA CALMA

La muerte te rozó dos veces. En una carrera de juventud, Laika cruzó antes y fue la víctima. El coche nunca paró. Lloramos mucho. Con Pancho, adolescente impulsivo, conociste el placer de las escapadas nocturnas. En una de ellas, dos luces enormes lo arrollaron ante tus ojos para siempre. Volviste tiritando de miedo. Lloramos mucho... Leer más →

Anuncios

EL VIEJO ELEFANTE

El viejo elefante entra en la sala de profesores. La espalda encorvada, la chaqueta inmensa, más esqueleto, menos cuerpo. Camina lento hacia su atalaya. Arrastra los pies como si la vida se le hubiera quedado grande y las fuerzas pequeñas. Se sienta y observa. “Cada día conozco menos este pueblo” me murmura. Siento la obligación... Leer más →

BOB ESPONJA

Escribir, leer un libro, tomarte el postre o echarte la siesta son algunas de esas cosas cotidianas dinamitadas por la maternidad, maravillosa por otro lado, pero cercenadora de los placeres y las obligaciones más insignificantes de la vida. Después del baño, cuando Bob Esponja hace por fin su trabajo e hipnotiza desde el televisor a... Leer más →

TE PUSIMOS TRES NOMBRES

Te pusimos tres nombres. Mi hijo, intuyendo tu procedencia, te llamó Ángel. Mi marido te bautizó Cuelo, porque te metiste en nuestra casa sin pedir permiso y ya no te fuiste nunca. Yo te llamé Platero porque eras pequeño, peludo, suave, mi sueño de algodón. Eras nuestro Ángel Cuelo Platero. Aprendiste a tolerar a nuestros... Leer más →

EL CAJÓN DE LOS RECUERDOS

Crecí en una casa donde la cocina tenía, tiene, el ancho de un pasillo. Al fondo, una mesa plegada donde hacíamos equilibrios para sentarnos a comer, tenía, tiene, un minúsculo cajón con cubiertos. En las casas de nuestras madres las cosas son eternas. Supongo que eso se llama pragmatismo. Siempre conocí aquella mesa. Eso le... Leer más →

EL ÁNGEL

Alejandro es un ángel. Le notarías las alas debajo del jersey. Siempre las lleva plegadas porque, en este mundo humano, son un incordio y se enganchan fácilmente. También le delatan su sonrisa, cogida del árbol de la inocencia, y sus ojos cristalinos donde el mal resbala. Sus padres no son alados, pero bajo sus ropas,... Leer más →

ÉRASE UNA VEZ…ANA MERINO

Ana Merino contaba su vida como un cuento antes de dormir. Érase una vez una niña que escribía diarios a escondidas, una adolescente con mochila y hambre de mundo, una universitaria que mandaba poemas de amor a un chico de quinto y una profesora que vivía en aviones transatlánticos, de mente americana y corazón íbero.... Leer más →

EL BOCADO PERFECTO

Hoy me he levantado con hambre. No la del crujir de estómago, si no la del vacío de espíritu. Era urgente. Debía lanzarme a una librería en busca de alimento. Guardaba una lista de títulos de los tiempos de la inapetencia o de los del quiero pero no puedo. La he desempolvado y, como los... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora